La calidez de la obra de Flora Goldberg


Aline Torres

  GALERÍA. Tres años de enfermedad –problemas en las rodillas y en la cadera, afecciones en huesos, trombosis, derrames y   operaciones– llevaron a la artista Flora Goldberg a dejar de lado el grabado, el óleo, las pinturas y los lienzos para buscar una nueva forma de creación: el tallado de madera.

El resultado de su nuevo camino creativo se expone en el auditorio del museo del Centro Cultural Mexiquense Bicentenario (CCMB). Son 24 esculturas  talladas en árboles vivos y muertos entre los que figuran cedro rojo y blanco, caoba, nogal y ceiba, reunidas en la muestra Bosque Humano.

La constante es la carencia de rostros. “No me interesa que el público diga que se parecen a nadie. Son caras universales, no existen”. (Leer más)

Categorías: cultura | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: