Recordando a Gabo. La aventura de su vida


El 17 de abril de 2014 murió un hombre y nació una leyenda. Porque pese a que alguna vez dijera que lo único malo de la muerte es que es para siempre, Gabriel García Márquez vive y vivirá por siempre en su natal Aracataca; en Colombia; en Latinoamérica; en el mundo. En Macondo.

Gabriel Gacía Márquez, nobel de  Literatura

Gabriel Gacía Márquez, nobel de Literatura

Novelista, cuentista, guionistas y periodista estampó su firma al realismo mágico. Con este género y de la mano de Cien años de Soledad tocó la gloria en 1967 y la confirmación de ésta en 1982 con el Premio Nobel de Literatura.

Sin embargo, Gabo no inició en el mundo de las letras a través de la literatura, lo hizo en el terreno del periodismo. Comenzó en El Universal de Cartagena. En 1955 escribe la serie de sucesos que terminará llamándose “Relato de un naufrago”. Ese mismo año vio la luz su primera novela La hojarasca.

Después vendrían El coronel no tiene quien le escriba en honor a su abuelo Nicolás, La mala hora; su obra cumbre Cien años de soledad; la historia de sus padres: El amor en tiempos del cólera y muchos más.

Fue un 6 de marzo de 1927 cuando llegó al mundo con el cordón umbilical enredado en el cuello. Los signos de asfixia impulsaron a su tía Francisca a llevarlo corriendo a bautizar.

Gracias a esa premura, el hombre que dio vida a Melquíades fue nombrado Gabriel como su papá y José por el santo patrono de Aracataca. De haber recordado la tía el santoral, se habría llamado Olegario García Márquez.

Residía en México cuando manejaba un auto Opel blanco con destino a Acapulco. En ese momento escucha a una voz, en un susurro la inspiración que le viene de Kafka, Rulfo, Verne, Hemingway, Homero; pero sobre todo de los abuelos Tranquilina y Nicolás.

Los abuelos Tranquilina y Nicolas de Gabriel García Márquez

Los abuelos Tranquilina y Nicolás de Gabriel García Márquez

La historia sucedería en un pueblo remoto, contada con el tono que usaba su abuela y la llenaría con los relatos del abuelo. Dio media vuelta y truncó las vacaciones familiares. Al llegar a su casa inició su obra así:

Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella remota tarde en que su padre lo llevó a conocer el hielo.

El 31 de marzo de 2014 García Márquez fue internado en el Instituto Nacional de ciencias Médicas y Nutrición de la ciudad de México, debido a un cuadro de deshidratación, infección pulmonar y en vías urinarias. Tras nueve días fue trasladado a su casa, donde pereció el 17 de abril de 2014.

Categorías: cultura | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: